Por Eva Llergo

«El amor siempre nos da una oportunidad».

Así subtitula la compañía Marie de Jongh su espectáculo Amour, que tuvimos oportunidad de ver el pasado 21 de diciembre dentro del Festival Madrionetas 2019.

La compañía de Euskadi nos tiene acostumbrados a planteamientos valientes y delicados, creando un punto de encuentro entre el público adulto e infantil abordando temas inusuales pero necesarios dentro del teatro familiar. Ya nos lo demostró hace unas navidades con su espectáculo ¿Por qué lloras, Marie?, sobre las consecuencias que el exceso de trabajo de los adultos tiene en la vida de los niños. Un tema inusual, pero necesario, en el teatro para niños.

amour 2

¿Con qué nos sorprende esta vez con Amour? Ya el título y el subtítulo nos lo apuntan… En el amor siempre hay una oportunidad o, incluso, una segunda oportunidad. Lo interesante es que no nos habla del tipo de amor estándar (si es que el amor tiene «tipos»…); y lo elegante es que lo no use como reclamo en su sinopsis, como se está haciendo tristemente frecuente en la literatura y artes escénicas para niños. Frena así el uso instrumental de la obra, proyectando su mensaje más allá de las etiquetas. Amour, sí, claro, nos habla del amor. De sus primeros impulsos torpes pero nítidos, de los pequeños y grandes malentendidos que a menudo lo emborronan y hasta lo ensordinan; y de como el amor es capaz de resurgir de sus cenizas incluso cuando estas se habían confundido con el polvo del odio. Nos regalan, como ya hicieron con ¿Por qué lloras, Marie? un final feliz, aunque elegante y discreto. Porque el amor triunfa, sí. Aunque este impulso se lleve su tiempo… Toda una vida como nos cuentan en la obra. Desde la infancia hasta la vejez.

amour 3

La maravilla es que todos estos matices se nos cuenten sin palabras, con la fuerza de una maravillosa banda sonora y el reto de interpretar con máscaras a personajes que van creciendo y envejeciendo. Mis pequeños espectadores no daban crédito de que fueran los mismos actores los que habían representado a los personajes de niños y de ancianos. La magia del teatro. Una magia que implica mucho esfuerzo y maestría pero que se nos presenta con esa delicada sencillez de la poesía.

Los pequeños espectadores salieron con el orgullo y la motivación de haber contemplado un espectáculo que les habla de las luces y las sombras de la vida adulta,  de los pequeños grandes misterios de la vida. Pero con un acercamiento pensado para ellos, con la sutilidad y veracidad que nos da el teatro, ofreciendo más que una lección: una experiencia.

Por Eva Llergo

DATOS TÉCNICOS: 

Dramaturgia y Dirección: Jokin Oregi
Actores: Javier Renobales, Ana Martinez, Ana Meabe, Pablo Ibarluzea, Anduriña Zurutuza
Dirección Artística, escenografía y vestuario: Elisa Sanz (AAPEE)
Música: Pascal Gaigne
Diseño de Iluminación: Xabier Lozano
Máscaras y Atrezzo: Javier Tirado
Realización de Vestuario: Nati Ortiz de Zárate y Begoña Ballestero
Pintura y acabados Vestuario: María Calderón
Ilustración: Ane Pikaza
Técnico en gira: Javier García Kandela
Fotografía: Guillermo Casas
Espacio Sonoro: Edu Zalio

Producción: TARTEAN Teatroa

Producción ejecutiva: Pio Ortiz de Pinedo

Duración: 50 minutos

A partir de 7 años