Por Natasha Stefan García

El clásico café-teatro configura una de las opciones más eficaces para disfrutar del género teatral en un ambiente distendido, con una buena compañía y quizá algún tentempié sobre la mesa. En esta ocasión, nos encontramos ante una propuesta innovadora, que bebe de este formato y combina estos dos terrenos en el emplazamiento, con la opción para el espectador de sentarse en una mesa con consumición o en una grada de butacas convencional, pero que también los enlaza a nivel formal y metateatral: Un intento valiente de representar 30 obras en 1 hora.

Para comenzar, durante el acceso a sala, todos los asistentes, que son parte importante y activa del espectáculo, reciben una pegatina con un nombre en clave, que será su nueva identidad durante la función y, del mismo modo, también deben idear un nuevo seudónimo para el siguiente miembro del público en llegar. Después, una vez dentro, otro integrante del elenco les hará entrega de un singular menú, que contiene las instrucciones que explican el funcionamiento del juego teatral y la selección de obras que componen el espectáculo del día. También se otorga un cartón de bingo con premio, que los espectadores deberán ir completando a lo largo de la función, siguiendo las indicaciones de los artistas. 

De esta forma, la mecánica es la siguiente: sobre el escenario hay colocado un tenderete de cuerda y, colgados de él, distintos carteles con números del 1 al 30. Así, los artistas, que además de en la interpretación están presentes en la dramaturgia y la dirección, explican que el juego teatral consistirá, tal y como desvela el título, en que tratarán de representar 30 micro-obras distintas en una hora. Se trata de un ejercicio a contrarreloj, haciendo uso de un cronómetro con cuenta regresiva, que está a la vista de todos. Además, será el público el que elegirá, a viva voz, el orden de las actuaciones, por lo que la estructuración del espectáculo dependerá del deseo de los espectadores. 

A este respecto, merece la pena destacar que en muchas ocasiones los títulos no se corresponden con la imagen que uno puede inferir en primera instancia. Se produce así un juego de resignificación semántica, que logra sorprender. Del mismo modo, la selección no solo responde a un espacio ficticio, sino que los actores se exponen de forma abierta sobre el escenario, con muchas referencias autobiográficas, que pueden enriquecer de distintos modos al espectador y que le permiten acercarse al corazón humano que hay tras los actores en una cautivadora mímesis.

Por su parte, todas las narrativas dramáticas que se presentan son diferentes y, aunque la gran mayoría de obras rezuman risas, fiesta, cabaré y baile (con un gran acompañamiento musical que levanta al público de sus asientos en más de una ocasión), también encuentran su espacio piezas que rebosan crítica y emotividad, que de igual modo podrán cautivar al público y hacerle reflexionar a nivel social, cultural e incluso político, en un discurso transgresor, abiertamente progresista e inclusivo. Eso sí, siempre en un contexto distendido y naturalizado, que permite crear vínculos entre relatos dramáticos y vivencias reales, que el propio espectador puede percibir en primera o tercera persona en su vida personal. 

Por último, destacar que se trata de una función a la que puede acudirse tantas veces como uno quiera, puesto que las obras que se plantean, como buen menú del día, se renuevan paulatinamente, con una amplia batería de posibilidades, que los profesionales van construyendo con trabajo y mimo para trasladar nuevas historias a los escenarios. 

Así, Un intento valiente de representar 30 obras en 1 hora logra integrar en un mismo espacio fiesta, bingo, baile, risas, lágrimas y reflexión gracias al teatro, en un espacio alternativo, que va tomando fuerza en el panorama nacional y que encanta a su público. 

“El teatro es tan infinitamente fascinante, porque es muy accidental, tanto como la vida” (Arthur Miller).

Por Natasha Stefan García

 

DATOS TÉCNICOS:

Asistencia a la función el 20/12/2023 en el Teatro Alfil.

Reparto: Adrián Alonso · Ruth Garreta · Aroa Gómez · Zack Gómez · Sergio Maggiolo · María Ordóñez · Elena Sanz · Caque Trueba · Juan Trueba · Ana Usamentiaga · Samuel Viyuela (alternancia)

Producción: Trueba & Trueba

Dirección: Sergio Maggiolo

Texto: Creatividad colectiva

Diseño: Víctor Pernas

Edad recomendada: jóvenes-adultos y adolescentes mayores de 16 años

otras entradas recientes:

Vivo, Vivaldi de 10&10 Narváez, Runde y Sanz

Vivo, Vivaldi de 10&10 Narváez, Runde y Sanz

Por Eva Llergo Desde que en 2020 el ciclo Rompiendo el cascarón de teatro para bebés tuviera su XIII y última edición, el mundo de las artes escénicas para la primerísima infancia (0-3) se había quedado huérfano en Madrid. Afortunadamente, la compañía de danza teatro...

Un hilo me liga a vos, La Tartana Teatro

Un hilo me liga a vos, La Tartana Teatro

Por Diana Eguía Armenteros La maravillosa puesta en escena de La Tartana para "Un hilo me liga a vos" (Giménez de Ory, 2020) no solo constituye una adaptación teatral que conserva el tono lírico, sino también una experiencia que deslumbra visual y musicalmente. Cada...