Por Jesús Eguía Armenteros

 ¿Para quién escribir esta reseña? ¿Para peques? ¿Para familiares que llevan a peques al teatro? ¿Para el gremio teatral? ¿Para Netflix? Al poco de abrirse La vida es juego escuchamos: “Hace mucho tiempo que dejasteis de hacer teatro”. Habla el Cuidador de lo que parecen cuatro “enfermos” a los que medica por vejez y supuestas enfermedades cerebrales, acogidos o abandonados a morir entre ellos mismos: sin público. Aún así, entre ellos “algo se mueve y es la vida”, nos dicen.

La vida es juego responde a una batalla perdida y a otra que se libra. Escribe Itziar Pascual en el programa que Ultramarinos de Lucas no produce teatro infantil y juvenil por sinrazones, sino por lo que precisamente simboliza este espectáculo: la defensa “a la infancia y la juventud como compromiso público y acto poético”. Pero ¿defenderlos de qué? A estos cuatro ancianos el Cuidador les ha prohibido jugar y ellos sufren porque nos susurran que  “mientras juegas estás vivo”. ¿Y qué es jugar? “Imaginar lo que no ves”, nos dice otra de las “enfermas”. Sin embargo, ¿en las actividades “lúdicas” de adultos, o en las que sumergimos a los infantes, se imagina algo? Así nos definen estos ancianos enfermos lo que es el Teatro: “imaginar lo que no ves”. ¿Es eso posible? En verso nos llega que antaño  sí, si bien el “Cuidador” les advierte con firmeza: “Quiero que dejéis de hacer el tonto, que os vais a hacer daño”, o lo que es lo mismo, jugar  a ver donde no hay es de locos frente a la imagen y sonido bien nítidos que nos ofrecen los medios tecnológicos y audiovisuales de masa. Y desde ahí se cuelan los entremeses de Lope de Vega y de Rueda, de El Retablo de las maravillas de Cervantes y, como era inevitable, los versos de La vida es sueño en el espacio vacío y la imaginación de los niños (y viejunos) que llenamos la pequeña Sala Tirso de Molina del Teatro de la Comedia de Madrid.


Martes 26 de diciembre de 2023. Me apunto la fecha como primera experiencia teatral de mis hijos de ocho y nueve años ante el Siglo de Oro, una hora de teatro en verso, canciones, máscaras y vacío. ¿Vacío? ¡Pardiez! ¿No será que solo en aquel vacío la infancia, los seres humanos, pueden (podemos) imaginar, soñar, en resumen, jugar. ¿Y por qué sé que ha funcionado? Sencillamente porque he visto mis dos hijos hipnotizados, caerse de la butaca de risa, preguntarme palabras que no entendían, quedarse boquiabiertos, cantar, ¡verse! ¿Verse? Verse, entender que son público y que pueden seguir siéndolo, que no es inevitable morir ya que, con este “jugar […] viviremos siempre y no moriremos nunca”, que afirma una de las ancianas enfermas del psiquiátrico. Y quizá esto sea el principal objetivo de esta creación y fundamento de Ultramarinos Lucas, alcanzar lo que, con el público iluminado y los actores mirando al público, nos recitan: “tú serás público y aprenderás a mirar”. He aquí la batalla que se libra: que la infancia aprenda a MIRAR porque a los mayores se nos ha olvidado, o los que lo recuerdan son cuatro gatos, como estos cuatro enfermos que repiten tener cuatrocientos años. Y en la batalla logran que hasta su Cuidador (Psiquiatra) vuelva al “hacer el tonto” del Teatro, a jugar, a que a la niñería allí sentada se nos grabe lo divertido que es ser PÚBLICO para que sigamos. De ahí el haber traído a Lope de Rueda, a Calderón, a los ancianos que, si se los deja hacer, siguen vivos, porque el teatro no morirá jamás mientras existan niñas y niños. 

Pd. ¿Y queréis que nos pongamos estupendos, Max? Mi hijo pequeño al salir me preguntó, “¿Y de verdad lo del Retable ese era de Cervantes el del libro grande del Quijote?”, “Sí, hijo”, “Pues cómo mola”.

Por Jesús Eguía Armenteros

 

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 26 de diciembre de 2023 en Teatro de la Comedia (C/ del Príncipe, 14)

Reparto Juan Berzal, Marta Hurtado, Juam Monedero, Jorge Padín, Inma Nieto

Dirección Juan Berzal

Dramaturgia Ultramarinos de Lucas (a partir de textos clásicos)

Escenografía Juam Monedero

Iluminación Juan Berzal

Vestuario Martín Nalda

Música Elena Aranoa y Nacho Ugarte


Coproducción Compañía Nacional de Teatro Clásico y Ultramarinos de Lucas

Con la ayuda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha

Duración: 60 min.

otras entradas recientes:

El alcalde de Zalamea, de José Luis Alonso de Santos

El alcalde de Zalamea, de José Luis Alonso de Santos

Sara Barquilla Guerrero El Festival Iberoamericano del Siglo de Oro, también llamado Clásicos en Alcalá, inaugura su XXIII edición con este gran clásico de Calderón de la Barca, bajo la dirección de José Luis Alonso de Santos y producida por la Comunidad de Madrid...

Radiografía(s) de Yo cuento

Radiografía(s) de Yo cuento

Por Eva Llergo Radiografía(s) es teatro y cine a la vez. Es documental y ficción. Es interpretación profesional y amateur. Y enlaza a dos mundos que parecen estar a millones de distancia: el arte dramático y la medicina. El proyecto Yo cuento surge en 2021 de dos...