Por Almudena Pimentel Serra

¿Alguna vez has llegado a un momento de tu vida en el que te preguntas cómo he acabado aquí? Con esta pregunta retórica da comienzo la obra Todas las cosas que empiezan. Y es que, cómo no nos vamos a haber cuestionado nuestra existencia alguna vez, si vivir es existir con riesgos, con preguntas y sintiendo en muchas ocasiones que conseguimos todo menos lo que queremos realmente.

El Teatro de las Aguas nos acoge en su pequeña sala, que juega a favor de esta historia. Bueno, de estas cuatro historias. Porque, si bien es cierto que el texto nos hace esperar pacientes el momento en el que los caminos de Daniel, Adrián, Diego y Leonor se unen, la dramaturgia soporta con verosimilitud el cruce de los personajes. La seguridad y la comedia con la que estos jóvenes actores creen en sus propias narrativas hace que hasta en los momentos más locos de la obra, traspasen al espectador. Porque sí, tal y como compartía el dramaturgo y actor Marcos Arbex (que interpreta al personaje de Daniel en la obra) en la entrevista para Ágora Sol Radio, el objetivo más importante de esta obra es hacerla con y desde el amor. Esto es porque la dramaturgia nace de historias reales (aunque con datos ficticios), queriendo mostrar unas realidades muy próximas a las nuestras. Realidades que señala, tienen un factor terapéutico al mostrarlas ante un público. Se producen así conversaciones entre padres e hijos. Se abre un espacio de reencuentro para hablar, para pedir ayuda. Este viaje es el que hacen también los personajes, poniendo el foco en la importancia de la amistad, el perdón y la hermandad. Quizás, al final la solución está en aceptar que viviremos con preguntas a lo largo de toda nuestra vida.

Recalco aquí también la dirección del montaje, porque un escenario de dimensiones reducidas al que se le ha añadido una escenografía que ocupa un espacio visual importante en la escena puede ser un riesgo. Sin embargo, las entradas y salidas de los personajes (que no son pocas) y el ritmo de las escenas hacía que no pudieses apartar la vista de lo que acontecía en cada momento. La iluminación sencilla y el espacio sonoro acompañaban el fluir de la obra, que se complementa con un vestuario en tonos marrones y beige para casi todos los personajes de la obra. Tendrán que ir a verla para descubrir cómo el vestuario también nos habla de quiénes son los personajes.

Antes de que se apagaran las luces y diese comienzo la función, quise hacer un recuento junto a mi querida acompañante del número de espectadores jóvenes que se encontraban en la sala. Silencio. Nos miramos. No hay ni uno. Por eso, quisiera hacerles aquí un llamamiento particular. A los adolescentes, especialmente a aquellos que sientan que no encontrarán un lugar en el mundo. Para los que creen que el teatro no habla de sus vidas; que la vida no habla del teatro. Esta obra está hecha para vosotros. Para que a través de la mirada de Daniel, Adrián, Diego y Leonor encontremos nuestro propio reflejo, aquel que nos regala este arte tan humano y hermoso que es el teatro.

Ya que esto va de escritura, añado una posdata:

Mientras escribo esta reseña, Producciones Arbex comparte conmigo una buena noticia. El Teatro de las Aguas renovará su espectáculo durante todo el mes de enero. Ahí estarán contando su historia un mes más.

Por Almudena Pimentel Serra

DATOS TÉCNICOS

Vista el 10 de diciembre de 2023 en Teatro de las Aguas

Creación de Producciones Arbex

Dirigida por: Marcos Arbex

Intérpretes: Marcos Arbex, Jaime Bayo, Daniel Vitallé y Paula Mori

Dirección de producción: Producciones Arbex

Diseño de escenografía y vestuario: Producciones Arbex

Duración; 75 minutos

 

otras entradas recientes:

La idea de Gustav Holst

La idea de Gustav Holst

Por Violeta Cobo Me pregunto qué pasaría si de repente se intercambiaran todos los papeles entre hombres y mujeres en un país. ¿Reinaría el caos? ¿O en cambio, todos estarían encantados? En la opereta cómica infantil La idea, se responden a estos interrogantes con...

El castillo de Lindabridis de Nao d’Amores

El castillo de Lindabridis de Nao d’Amores

Por Eva Llergo Aunque en el siglo XXI todos conozcamos a Calderón por su teatro filosófico (La vida es sueño), por sus dramas de honor (El alcalde de Zalamea) o por los autos sacramentales (El gran teatro del mundo) en su siglo, el XVII, sus obras más representadas...

¡¡Ábrete Sésamo!! de Caleidoscopio teatro

¡¡Ábrete Sésamo!! de Caleidoscopio teatro

Por Beatriz Bárez ¡Ábrete Sésamo! ¿Quién no ha escuchado nunca esta expresión? ¿Quién no la ha utilizado al intentar abrir una puerta, un armario o un cajón? Sin embargo, ¿y si se usara para abrir un libro? Caleidoscopio teatro nos introduce, con su obra infantil, los...