Valor, agravio y mujer. La Compañía Nacional de Teatro Clásico nos devuelve a Ana Caro de Mallén.

Por Diana Eguía Armenteros

Aún hoy, muchos jóvenes acaban la educación secundaria sin saber quiénes fueron Ana Caro, María de Zayas o Juana de Asbaje, autoras cuya calidad literaria las hace imprescindibles. La puesta en escena de Valor, agravio y mujer, de Caro de Mallén, contribuye a poner fin a esta terrible injusticia y nos devuelve parte de un patrimonio cultural invisibilizado durante siglos por venir de pluma de mujer. Sin embargo, aún estamos lejos de ver una recuperación total de estas autoras del Barroco similar a la que se produjo para las mujeres de la generación del 27 con el Proyecto Educativo Las Sinsombrero.

Le debemos a Beatriz Argüello, como directora, y a Juana Escavias, como responsable de la adaptación del original, saldar esta deuda con el conjunto del teatro áureo. Valor, agravio y mujer cuenta el periplo de doña Leonor, mujer burlada por don Juan de Córdoba en Sevilla quien, en búsqueda de venganza, llega hasta Flandes travestida como Leonardo, encuentra al culpable de su deshonra, seduce a quien este pretende como futura esposa, lo enfrenta y, finalmente, gracias a su ingenio y valor, lo hace rectificar hasta desposarse con ella. El pequeño espectador debe conocer que, mientras que en otros países tenían prohibido a una mujer subirse a las tablas, el Barroco español dio autoras geniales como Caro, empresarias teatrales como Elena de Osorio y personajes tan complejos como doña Leonor.

La novedad del teatro de Caro con respecto del otras comedias y novelas reside en situar como protagonista a la mujer travestida, personaje que, pese a que está por todos lados (la Rosaura de La vida es sueño; la Dorotea del Quijote…) no recibe toda la atención que merece, puesto que suele ocupar un rol secundario. En cambio, en Caro ostenta la posición central. Leonor/Leonardo es una figura tan interesante como su propia autora: una mujer con derecho a la cólera, viajera movida por la venganza, ingeniosa, diestra con la espada, travestida y (lo que quizá pudiera sorprender más a los adolescentes de hoy) atrevida en las escenas de homoerotismo lésbico que mantiene con la condesa Estela, de las que su criado intenta disuadirla sin éxito. Así pues, plena de temáticas contemporáneas, Valor, agravio y mujer puede ser hoy una de las comedias de capa y espada más más atractiva para jóvenes a partir de los 14 años.

Presenta una escenografía sencilla, pero de gran elegancia, sensualidad y precisión histórica, basada en los imaginarios pictóricos de Reubens y Brueghel el Viejo, entre otros. El vestuario también se muestra acorde con el periodo, inteligentemente escogido para cada momento psicológico de los personajes El montaje cuenta con nueve actores entre los que se encuentra la soprano Sol Vicente, amenizando escenas con música en directo. Se puede disfrutar también de un par de duelos de esgrima que, últimamente, se han suprimido de las adaptaciones contemporáneas de las clásicos, pero que aquí permanecen. La actriz protagonista, Julia Piera, encarna a la perfección la intensidad necesaria para transmitir la esencia literaria de las mujeres del Barroco.

Se ha señalado que el conseguir doña Leonor desposarse con quien había sido su burlador es un final antifeminista. Se obvia aquí que el espectador de la época entendería muy bien que no se trata del todo de un “happy ending”,  pero que al menos le dará a Leonor el estatus social necesario para el resto de su vida. Tenemos otro ejemplo de ello en la novela ejemplar “La fuerza de la sangre” de Miguel de Cervantes, de trama similar, que concluye con un “quedó toda la casa sepultada en silencio”. Más explícita fue María de Zayas cuando escribió “las perlas de sus dientes presto tomaron forma de corales” describiendo la sangre de la boca de una mujer que sufre malos tratos. En Valor, agravio y mujer, Caro de Mallén nos enseña de qué pasta está hecha doña Leonor y cómo será capaz de afrontar el futuro matrimonio que le espera. Por todo esto, recomiendo mucho esta obra para todos los pequeños espectadores que hayan o estén cursando tercero de la ESO, curso centrado en el Siglo de Oro, y a sus profesores.

Por Diana Eguía Armenteros

.

S

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 31 de mayo de 2023 en el Teatro de la Comedia de Madrid.

Futuras representaciones: Festival de Almagro. Teatro Adolfo Marsillach, del 30 de junio al 9 de julio.

Dramaturgia: Ana Caro de Mallén

Adaptación: Juana Escabias.

Dirección: Beatriz Argüello.

Producción: Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Reparto: Julia Piera, Lucía Barrado, Ignacio Jiménez, Natalia Llorente, Pablo Gómez-Pando, Jesús Hierónides, Paco Pozo, Sol Vicente.

Duración: 105 minutos.

 

 

 

 

 

otras entradas recientes:

La idea de Gustav Holst

La idea de Gustav Holst

Por Violeta Cobo Me pregunto qué pasaría si de repente se intercambiaran todos los papeles entre hombres y mujeres en un país. ¿Reinaría el caos? ¿O en cambio, todos estarían encantados? En la opereta cómica infantil La idea, se responden a estos interrogantes con...

El castillo de Lindabridis de Nao d’Amores

El castillo de Lindabridis de Nao d’Amores

Por Eva Llergo Aunque en el siglo XXI todos conozcamos a Calderón por su teatro filosófico (La vida es sueño), por sus dramas de honor (El alcalde de Zalamea) o por los autos sacramentales (El gran teatro del mundo) en su siglo, el XVII, sus obras más representadas...

¡¡Ábrete Sésamo!! de Caleidoscopio teatro

¡¡Ábrete Sésamo!! de Caleidoscopio teatro

Por Beatriz Bárez ¡Ábrete Sésamo! ¿Quién no ha escuchado nunca esta expresión? ¿Quién no la ha utilizado al intentar abrir una puerta, un armario o un cajón? Sin embargo, ¿y si se usara para abrir un libro? Caleidoscopio teatro nos introduce, con su obra infantil, los...