Por Eva Llergo

Una de las dimensiones más complejas de ser humano es la aceptación del paso del tiempo y de los cambios (algunos buenos, otros no tanto) que ello conlleva. ¿Es la infancia la mejor época de la vida? ¿Seguimos siendo los mismos cuando cada una de nuestras células ha mutado año tras año? ¿Podemos ser igual si la vida, sus golpes y sus brindis nos van modelando? Supongo que nadie aún tiene respuesta a estos interrogantes, pero seguramente en la mente de James Barrie sonaban las primas cuestiones cuando se lanzó a escribir su inmortal Peter Pan y Wendy, que primero vio la luz en 1904 en formade obra teatral y en 1911 de novela.

Debemos confesarlo; todos nos hemos sentido alguna vez Peter Pan. Aunque curiosamente parece que el complejo de Peter Pan nos surja más de adultos (anhelando aquella vida aparentemente despreocupada y feliz de la infancia), aunque de niños siempre sintiéramos prisa por crecer para poder alcanzar los privilegios de la vida adulta.

Sobre este inmortal tema y personaje ha vuelto La Joven generando tándem de nuevo con el dramaturgo Nando López, y, por segunda vez desde La Eneida, coproduciendo el espéctaculo junto al Circo Price. Juntos firman una adaptación para público de a partir de 10 años, una de las obras para espectadores más jóvenes de la historia de la compañía. Pero no se engañen, aunque las adaptaciones cinematográficas que se han hecho del inmortal clásico han hecho pensar que la historia es para público infantil, en realidad, por temática y por calado, es más bien adapta para público de la adolescencia en adelante.

El montaje es colorista y dinámico (aunque menos trepidante que otras propuestas de La Joven) y va ganando intensidad simbólica a medida que va transcurriendo el montaje. En el comienzo, tiene momento en los que el peso del personalismo de la adaptación recae solamente en el uso de la escenografía (una estructura metálica polivalente y una volátil y sugerente cortina) y en la introducción de elementos circenses para crear la sensación de vuelo sin la cual nuestro personaje no sería él mismo. Nos parece un acierto que esta “ilusión” se genere a la vista de los espectadores, sin necesidad de ocultar a los actores que portan y sostienen a Peter para que, a pesar de todo, le veamos claramente volar ante nuestros ojos. Tan logrado y hermoso nos parece este recurso, tan integrado en la coreográfica del espectáculo, que hubiéramos deseado que fuera más frecuente y evidente.

La adaptación, como decíamos, va ganando fuerza e identidad propia a media que transcurre la propuesta. Es todo un acierto que Mrs. Darling esté encarnada por la misma actriz, Mabel del Pozo, que encarna al capitán Hook, materializando así a las claras la lucha entre el mundo adulto y el mundo infantil que representa Peter y justificando la desilusión, hasta rencor, de Mrs. Darling por verse olvidada por Peter y saberse engañada por aquellas promesas suyas de que la eterna juventud era posible.  

La música de Alberto Granados, el vestuario de Guadalupe Valero y la iluminación Juan Gómez-Cornejo trabajan de manera integrada para darle una enorme potencia visual y sonora al montaje.

Nuestros pequeños espectadores de 12 años, acostumbrados a la marcada impronta adolescente de la mayoría de los espectáculos de LaJoven, se sintieron un poco traicionados… ¡Peter Pan es para niños! Y lo malo es que ahí se quedaron. No percibieron el planteamiento profundísimo del original de Barrie, ni el subrayado juego de espejos que nos proponía Nando López que enfatizaba el conflicto de Mrs. Darling y que, sin duda, nos ganó por completo a los espectadores adultos.

Peter y Wendy, rumbo a Nunca Jamás, pisa esa delicada tierra de nadie que es hacer convivir en la superficie una historias de aventuras, piratas, indios y sirenas que en la profundidad esconde uno de los conflictos más grandes del ser humano.

 

Por Eva Llergo

 

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 15 de abril de 2023 en Teatro Circo Price

Dirección – José Luis Arellano García

Texto – Nando López

Elenco – Isa Belui • Clara Bernet • Víctor de la Fuente • Daniel Esteban• Jesús Irimia• Eneko Larrazabal • Mabel del Pozo • Lucía Nin Ott • Gustavo Vidal • Laura Forero

 Asesoría circo – Isa Belui
Iluminación – Juan Gómez-Cornejo

Escenografía – Silvia de Marta

Vestuario – Guadalupe Valero

Música – Alberto Granados

Dirección técnica – Está Por Ver SL

Ayudantía de dirección – David Blanco Toyos

Ayudantía de vestuario – Laura Forero

Ayudantía de escenografía – Christina Eleftheriadou
Ayudantía de iluminación – Jesús Díaz Cortés
Asesoría acrobacia – Rafa Martín

Prensa – María Díaz

Diseño gráfico – David Alba

Fotografía de escena – Ilde Sandrin

Realización escenografía – MAY Servicios
Realización alas campanilla y cocodrilo – Rocío Barreto

Equipo LaJoven
Presidente – David R. Peralto
Dirección artística – José Luis Arellano García

Dirección de producción – Olga Reguilón

Dirección adjunta y comunicación – Pedro Sánchez

Coordinación técnica y regiduría – Daniel Villar

Producción y Coordinación de formación y sostenibilidad – Paloma Rodrigo

Administración y gestión de públicos – Rocío de Felipe

Comunicación y gestión de públicos – Laura Ginestar

Ayudante de comunicación y gestión de públicos – Laura Forero

Ayudantía de escenografía y regiduría – Christina Eleftheriadou

Mantenimiento y limpieza – Begoña Pérez

​Técnico – Óscar Fernández

otras entradas recientes:

El alcalde de Zalamea, de José Luis Alonso de Santos

El alcalde de Zalamea, de José Luis Alonso de Santos

Sara Barquilla Guerrero El Festival Iberoamericano del Siglo de Oro, también llamado Clásicos en Alcalá, inaugura su XXIII edición con este gran clásico de Calderón de la Barca, bajo la dirección de José Luis Alonso de Santos y producida por la Comunidad de Madrid...

Radiografía(s) de Yo cuento

Radiografía(s) de Yo cuento

Por Eva Llergo Radiografía(s) es teatro y cine a la vez. Es documental y ficción. Es interpretación profesional y amateur. Y enlaza a dos mundos que parecen estar a millones de distancia: el arte dramático y la medicina. El proyecto Yo cuento surge en 2021 de dos...