Por Natalia Pestaña

Izadi significa naturaleza en euskera, pero Izadi es también la propuesta de danza para público infantil de El Lagarto Baila.

A partir de una serie de haikus, esa poesía breve japonesa que suele hacer referencia a escenas de la naturaleza, la compañía crea una serie de cuadros a partir de cada uno de los poemas. El agua, el viento o la tierra aparecen en escena con la ayuda de los instrumentos musicales, de distintas tradiciones y todos de materiales naturales, los objetos y la danza de los intérpretes.

Como los haikus que han servido de inspiración a esta obra, los cuerpos de Alberto Almazán y Leire Amonarriz se poetizan creando imágenes plásticas evocadoras y sutiles.

Porque Izadi es danza, sí, pero también es teatro de objetos y títeres. Izadi es un precioso despliegue de sugerentes imágenes, visuales y sonoras, todas poéticas, que atraen la mirada de los pequeños espectadores y les sumerge en la corriente lírica que recorre la escena.

Izadi es un hechizo porque encanta a pequeños y grandes espectadores. Es ligero como un airecillo, escurridizo como una lagartija, fragante como una cascada. Una pieza delicada y poética, que es mecida por el susurro del agua y el tarareo de una nana.

Y todo en el espectáculo orbitando en torno a la naturaleza, la poesía y los niños y niñas que asisten y asistirán a la representación. Porque si la obra ha surgido de la poesía y se ha construido como un poema de distintas estrofas, la pieza no ha dejado en ningún momento de tener en su centro gravitacional a sus pequeños espectadores.

Leire Amonarriz, directora e intérprete de Izadi, es también pedagoga, bailarina e investigadora en danza. Y su mirada e interés por el mundo de la infancia y la danza se descubre no sólo en el hecho escénico que presenta, sino también durante su actuación, porque está atenta en todo momento, y sabe bailar con la reacción y presencia de los pequeños espectadores que la acompañan en la sala.

Izadi es en definitiva una deliciosa y cuidada muestra de lo que es danza para la primera infancia, es un regalo y una voltereta.

Solo queda decir gracias, El Lagarto Baila.

Por Natalia Pestaña

 

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 28 de diciembre de 2021 en el teatro Fernando Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Pl. de Colón, 4)

DIRECCIÓN
Leire Amonarriz

COREOGRAFÍA E INTERPRETACIÓN
Alberto Almazán y Leire Amonarriz

DISEÑO Y REALIZACIÓN CABEZA DE LA MARIONETA
Ramón Lertxundi

CONFECCIÓN CUERPO DE LA MARIONETA
Ana del Burgo

ESPACIO SONORO
Judith Akoschky, Estevao Marques y Carl Orf

ILUMINACIÓN
La Cía de la Luz

 

otras entradas recientes:

Passport de Yllana

Passport de Yllana

Por Luis C. Fdez. Imaz Las vidas de los actores están repletas de anécdotas, muchas de ellas divertidísimas. Bien lo saben los miembros de la compañía Yllana quienes han reunido algunas de las más desternillantes para crear Passport, una comedia delirante para todos...

La Suerte de Pérez&Disla

La Suerte de Pérez&Disla

Por Juan Sánchez Gómez En La Suerte, Juli Disla y Jaume Pérez comparten su historia como familia homoparental interracial. El texto, becado por el VIII Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE, emplea elementos de la autoficción y el teatro documento para...