Por Natalia Pestaña

Izadi significa naturaleza en euskera, pero Izadi es también la propuesta de danza para público infantil de El Lagarto Baila.

A partir de una serie de haikus, esa poesía breve japonesa que suele hacer referencia a escenas de la naturaleza, la compañía crea una serie de cuadros a partir de cada uno de los poemas. El agua, el viento o la tierra aparecen en escena con la ayuda de los instrumentos musicales, de distintas tradiciones y todos de materiales naturales, los objetos y la danza de los intérpretes.

Como los haikus que han servido de inspiración a esta obra, los cuerpos de Alberto Almazán y Leire Amonarriz se poetizan creando imágenes plásticas evocadoras y sutiles.

Porque Izadi es danza, sí, pero también es teatro de objetos y títeres. Izadi es un precioso despliegue de sugerentes imágenes, visuales y sonoras, todas poéticas, que atraen la mirada de los pequeños espectadores y les sumerge en la corriente lírica que recorre la escena.

Izadi es un hechizo porque encanta a pequeños y grandes espectadores. Es ligero como un airecillo, escurridizo como una lagartija, fragante como una cascada. Una pieza delicada y poética, que es mecida por el susurro del agua y el tarareo de una nana.

Y todo en el espectáculo orbitando en torno a la naturaleza, la poesía y los niños y niñas que asisten y asistirán a la representación. Porque si la obra ha surgido de la poesía y se ha construido como un poema de distintas estrofas, la pieza no ha dejado en ningún momento de tener en su centro gravitacional a sus pequeños espectadores.

Leire Amonarriz, directora e intérprete de Izadi, es también pedagoga, bailarina e investigadora en danza. Y su mirada e interés por el mundo de la infancia y la danza se descubre no sólo en el hecho escénico que presenta, sino también durante su actuación, porque está atenta en todo momento, y sabe bailar con la reacción y presencia de los pequeños espectadores que la acompañan en la sala.

Izadi es en definitiva una deliciosa y cuidada muestra de lo que es danza para la primera infancia, es un regalo y una voltereta.

Solo queda decir gracias, El Lagarto Baila.

Por Natalia Pestaña

 

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 28 de diciembre de 2021 en el teatro Fernando Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa (Pl. de Colón, 4)

DIRECCIÓN
Leire Amonarriz

COREOGRAFÍA E INTERPRETACIÓN
Alberto Almazán y Leire Amonarriz

DISEÑO Y REALIZACIÓN CABEZA DE LA MARIONETA
Ramón Lertxundi

CONFECCIÓN CUERPO DE LA MARIONETA
Ana del Burgo

ESPACIO SONORO
Judith Akoschky, Estevao Marques y Carl Orf

ILUMINACIÓN
La Cía de la Luz

 

otras entradas recientes:

La Suerte de Pérez&Disla

La Suerte de Pérez&Disla

Por Juan Sánchez Gómez En La Suerte, Juli Disla y Jaume Pérez comparten su historia como familia homoparental interracial. El texto, becado por el VIII Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE, emplea elementos de la autoficción y el teatro documento para...

O Nabo Gigante por Partículas Elementares

O Nabo Gigante por Partículas Elementares

Por Mencía Barroso Álvarez  El nabo gigante es una graciosa y tradicional historia rusa que se contaba a los niños para mostrar que la unión, hace la fuerza. Este cuento fue originalmente escrito por Alexis Tolstoi en el siglo XIX, escritor de destacadas obras como...