Por Amaranta García Morillas

Son las 19:00 de la tarde y, sentados en el patio de butacas del Centro Cultural Eduardo Úrculo, el público espera impaciente para ver El Gigante y la Navidad, basado en el cuento de El gigante egoísta de Oscar Wilde que, la compañía Sol y Tierra ha preparado como dulce navideño en vísperas de estas fechas.

Mientras observo la postura expectante de los pequeños espectadores, la voz en off de un niño advierte que la función va a comenzar. El telón se abre y las luces reducen su intensidad hasta crear un cálido halo de misterio.

En el escenario y, en contraste con el fondo negro del teatro, un gran árbol de colores vibrantes y formas enroscadas preside majestuoso en su centro. En torno a él y, gracias al juego de dos versátiles actores que han entrado en escena, conocemos primero la historia de tres duendes; Dandan, Dindin y Dundun, quienes viven escondidos ante la presencia de un gigante, el cuarto en discordia, que ha tomado como suyo el árbol y se muestra reacio a que otros puedan tocarlo. Pero se acerca la Navidad y, estos tres divertidos personajes, esperan su oportunidad para poder decorarlo y festejar tan ansiado evento.

Pero ¿cuándo será su momento? ¡Eureka! Dandan ha descubierto que el gigante ha ido a visitar a su amigo el ogro, lo que les brinda la celebrada oportunidad de llevar a cabo su  misión navideña. Con lo que no cuentan es que, el gigante, debido a su egoísmo, vuelve a casa, no por -como anunciaría el icónico slogan de los anuncios del turrón “El Almendro”- sino, en Navidad.

¿Qué les deparará a todos esta vuelta inesperada? ¿Cómo vivirá y experimentará el gigante las consecuencias de su egoísmo con su amigo el ogro? Este contratiempo será la oportunidad para ofrecernos la idea de que debemos participar de forma afectiva en realidades ajenas a nosotros y que, a veces, la “magia” sucede para hacernos cambiar la percepción. Esta “magia” puede sacudirnos en infinidad de formas pero, aquí, será una luz. Una luz muy especial.

El juego en escena pasa a ser compartido con el patio de butacas y, para ello, romper la cuarta pared es indispensable para que, los espectadores, participemos en la historia. La invitación está prevista de juegos claros en los que podemos ser cómplices. Ver al público jugar de forma entusiasta y generosa, es muestra indiscutible de que estamos dentro, con ellos; los personajes. De pronto, los espectadores -pequeños y adultos- nos sorprendemos jugando. 

Las diferentes personalidades y el gran contraste entre sus protagonistas, consigue que la historia viaje, te transporte y experimentes todo un mundo de emociones. El pequeño espectador lo hace, solo necesitas ver sus ojos aferrados a la escena y el contraste de sus carcajadas que rompen sus silencios cómplices con las escenas más emotivas.

El Gigante y la Navidad es una excusa para que esta compañía transmita lo que cabría fuera del contexto navideño. Quizá este cuento debería trascender a estas fechas. La Navidad no debería ser el único momento para valorar la empatía o la amistad, porque esta festividad pasa, se celebra y acaba. Los valores que necesita una sociedad, deben permanecer más allá en el tiempo. Aún así, la Navidad lleva intrínseco ese carácter y la compañía Sol y Tierra, nos ofrece un espectáculo que, como esos platos de invierno calientes de la abuela, sin querer ser pretenciosos, consiguen dejar ese afectivo sabor hogareño.

Por Amaranta García Morillas

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 7 de diciembre de 2021 en el Centro Cultural Eduardo Úrculo (Plaza Donoso, 5)

Inspirada en El Gigante Egoísta de Óscar Wilde

DIRECCIÓN Y DRAMATURGIA 

Álvaro Torre

 

ASESORAMIENTO DE DIRECCIÓN

Mar de la Rosa

 

INTÉRPRETES

Irene Mariné y Carlos Gracia

 

ESCENOGRAFÍA

Esthela Escénica y Álvaro Torre

 

TÍTERES

Mar de la Rosa

 

ATREZZO

Dorotea Grab y Álvaro Torre

 

MÚSICA

Óscar Fernández

 

SONIDO E ILUMINACIÓN

Enrique Torre

 

VÍDEO COMPLETO Y TRAILER

I-tek

 

FOTOGRAFÍA

Juan Iglesias

 

WEB, CARTEL Y DOSSIER

Víctor Torre

 

ADMINISTRACIÓN

Concepción Herradas

 

COORDINACIÓN DE LA PRODUCCIÓN

Enrique Torre y Álvaro Torre

PRODUCCIÓN

Títeres Sol y Tierra

otras entradas recientes:

La reina que todo lo prohibía por La Troupe

La reina que todo lo prohibía por La Troupe

Por Mencía Barroso  La música, el arte y la belleza se mezclan en una de las salas del teatro Lara. El domingo 20 de noviembre decidimos ir al teatro, queríamos celebrar los Derechos de los niños y niñas, y qué mejor forma de hacerlo que con La reina que todo lo...

Mujercitas de Compañía La Bicicleta

Mujercitas de Compañía La Bicicleta

Por Eva Llergo El Teatro San Pol lleva desde 1983 acercando el teatro a los niños y a las familias. Son muchos, si no todos, los colegios y sus alumnos, que han pasado por su patio de butacas para ver y escuchar las historias de grandes clásicos como La Bella y la...