Por Diana Eguía Armenteros

A veces los pequeños espectadores tienen la suerte de ser parte y motor de un espectáculo profesional. En esta reseña vamos a hablar del musical ¡Ubuntu! Todos somos uno desde el punto de vista de los niños del Colegio Rural Agrupado Sierra Oeste de Santa María de la Alameda y Cristina del Arco, su maestra de música.

El pasado jueves 8 de junio a las 8 de la mañana, los alumnos de quinto y sexto de primaria del CRA Sierra Oeste subían el autobús frente a su colegio, llenos de ilusión. Se dirigían al majestuoso Teatro Circo Price, uno de los escenarios más importantes de Madrid, para culminar un año de trabajo cantando a coro las canciones del musical Ubuntu. Estos afortunados estudiantes son parte de los 800 niños que participan en este proyecto en sus diversas funciones y fechas. Aunque un poco somnolientos y nerviosos, predominaban las ganas de disfrutar de la experiencia, ya que habían trabajado durante meses las ocho canciones que interpretarían. ¡Era el momento de salir a escena!

 

Teatro Circo Price

Ubuntu es un musical por todo lo alto, no tiene nada que envidar a los que se puede ver en la Gran Vía de Madrid, pero tiene una peculiaridad: es por y para niños. Cuenta con una orquesta en directo, actores profesionales, canciones, solistas… y coros, coros protagonizados por los niños y niñas de los colegios que participan en este genial espectáculo impulsado y dirigido desde la orquesta Carlos III de Madrid.

Unos días antes de la función, hablábamos con Cristina del Arco, la profesora de música del colegio.

D: ¿Cuánto tiempo lleváis ensayando?

C: Desde principio de curso. En el segundo mes ya estábamos inmersos en los ensayos. Este año, hemos repetido una obra de hace dos o tres años. Ya me sabía las canciones y lo he tenido más fácil. También facilita el tener este año dos sesiones de música en lugar de una.

D: ¿Cómo llega el colegio al proyecto?

C: Es muy fácil. Los profesores contactamos con la orquesta Carlos III a principios de curso, grabamos un video con los chicos para motivarlos, a modo de audición. Es fácil incorporarse a este proyecto.

D: ¿Has dado con niños tímidos?

C: Te llevas muchas sorpresas. Algunos te sorprenden, porque en la clase son más tímidos y al verse sobre el escenario lo disfrutan por completo. Es positivo que se vean en una situación así, porque en la vida real, muchas veces, tienes que ponerte delante de un auditorio o un público.

D: ¿Qué supone para niños de un pueblo pequeño como este, que no tienen acceso a la vida cultural de una gran ciudad, subirse a un escenario como el del Teatro Circo Price a cantar y actuar?

C: Precisamente, en estos niños, es mucho más importante todavía este tipo de proyectos. Un niño de Madrid capital tiene teatros a su alrededor y mayor oferta cultural. En este pueblo, no. Hay niños que, quizá, nunca han visitado un teatro de la magnitud del Price hasta que no se han visto allí, como parte de Ubuntu. Desde el colegio intentamos llevarlos al teatro todos los años también.

 

Cristina del Arco, maestra de música del CRA Sierra Oesta y responsable de incorporar el colegio al proyecto Ubuntu

 

D: ¿Sirve Ubuntu para formarse como espectadores?

Eso seguro. Y ayuda mucho a aprender cómo comportarse en un teatro, dentro y fuera del escenario. Se nota mucho cuando comparas cómo se comportan con público y sin él. Se lo toman muy en serio. Se están formando como espectadores y como artistas. Se trabaja también la presencia escénica, porque en Ubuntu, además de cantar, preparan el atrezzo en el área de plástica. A nivel de escena, también representan y actúan. Este proyecto lo abarca todo.

D: ¿Cómo gestionas las distintas voces?

C: Los niños, hasta que llegan a cierta edad, están en una misma tesitura catalogada como “voces infantiles”. Sí es cierto que te encuentras voces más graves y agudas. Hay que centrarse en algunos casos, pero de tesitura se adaptan la mayoría de las voces. Con los de sexto de primaria, cuando les empieza a cambiar la voz, ahí hay una gestión un poco más difícil para que no se les oiga más que al resto de los compañeros. Hay que enseñarlos a controlar su voz de adulto.

D: ¿Qué valores se trabajan en Ubuntu?

C: El valor más importante es el de la cooperación, porque la palabra “Ubuntu” es una palabra de origen africano que transmite la idea de que cuando trabajamos juntos, conseguimos mucho más. La obra comienza con estos cuatro niños que a su propio grupo lo llaman Ubuntu. Tienen un conflicto, se pelean y finalmente, vuelven a cooperar. El valor es que, como un coro, uniendo las voces, hacemos mucho más que uno solo. La obra es un musical pensada para ellos, para potenciar su educación estética y su disfrute.

 

 

El Teatro Circo Price abrió sus puertas a las 12 del mediodía, recibiendo a los padres de los niños de diferentes colegios que conformaban el coro de la representación del 6 de junio, quienes se acomodaron en las gradas. Sobre el escenario y en los laterales, los 300 estudiantes de distintos colegios, totalmente concentrados, se preparaban para participar en el musical. Los niños de Santa María de la Alameda miraban orgullosamente justo detrás de los solistas. En el foso, el director de orquesta marcaba el inicio de la representación, protagonizada por cuatro niños solistas.

 

 

La trama gira en torno a un verano crucial, aquel en el que los mayores dejan el colegio para ingresar en el instituto, un verano que puede ser el mejor o el peor de sus vidas. La obra explora los sentimientos preadolescentes, las pequeñas rivalidades entre amigos, la influencia de las redes sociales y los teléfonos móviles, las diferencias de origen familiar, etc. «Ubuntu», la palabra africana que significa «yo soy porque nosotros somos», prevalece sobre la frivolidad que a veces caracteriza esta etapa de la vida.

Las ocho canciones, que oscilan entre ritmos vibrantes y melodías emotivas a medida que avanza la obra, fueron interpretadas con gran pasión por todos los niños, quienes veían cómo sus padres y amigos compartían esa misma alegría desde el otro lado del escenario de principio a fin.

 

 

Para acabar esta reseña, hemos entrevistado a un niño de 6º de primaria del colegio:

D: ¿Qué ha sido para ti subir al escenario del Circo Price?

A:  Para mí, es muy emocionante participar en una obra en un teatro tan importante. Además, es muy reconfortante ver cómo el trabajo de todo un curso finalmente da sus frutos, especialmente en mi caso, ya que me gusta mucho cantar y bailar.

D: ¿Te ha gustado ensayar todo el año?

A: Como ocurre con todas las actividades en el colegio, la diversión que los alumnos pueden tener depende en gran medida del profesor o profesora. Quiero agradecer a mi profesora de música, Cristina del Arco, por ser buena profe y por convertir sus clases en un paraíso, donde podíamos dar rienda suelta al espíritu infantil que todos llevamos dentro. Además, aprecio mucho la paciencia que ha tenido con nosotros… porque, créanme, cualquier otra persona no habría soportado a mi clase.

D: ¿Cómo habéis llevado los nervios tú y tus compañeros?

A: Yo lo llevé muy bien, porque no era mi primera vez; ya lo había hecho el año pasado. En cuanto a mis compañeros, se podía notar a simple vista quiénes se lo tomaban en serio y quiénes no. Por cierto, me gustaría contar una cosa más. En mi clase hay un niño de origen africano al que le parecía un poco estereotipada la imagen que se daba de África en la canción “El cielo de África”.

 

Fachada del CRA Sierra Oeste de Santa María de la Alameda (estación)

 

Al regresar al colegio alrededor de las 4 de la tarde, los pequeños cantantes y sus padres se recibieron mutuamente con mucha emoción. Todos lo habían pasado muy bien y ya formaban parte la gran familia de Ubuntu: un excelente musical y mejor experiencia educativa.

 

Por Diana Eguía 

 

DATOS:

Vista el 6 de junio de 2024 en el Teatro Circo Price

 

Dirección artístico y composición: Juan Manuel Alonso

Dirección de escena y libreto: Alberto Frías •

Dirección de musical y formación de profesorado: Enrique Iglesias

Coreografía: Mercè Granè

Solistas: Maria Isabel Lima Ndong , Gonzalo Alba Molina, Alejandra Mateos Mollá, Maria Fernández Mendiola, Nadia Domínguez López

Preparación de cantantes: Claudia del Corral, Orquesta Carlos III.

Coordinador: Alejandro Revenga.

Dirección técnica: José Luis Álvarez.

Coros: Niños y niñas de los colegios e institutos de la Comunidad de Madrid

otras entradas recientes:

Compañía Nacional de Danza

Compañía Nacional de Danza

Por Sara Barquilla Guerrero Se celebra la 40ª edición de Veranos de la Villa con multitud de eventos a lo largo de los meses de julio y agosto: música, teatro, danza, talleres, exposiciones, etc. Algunas de las actividades están relacionadas con el país invitado, que...