Por Juan Gómez Sánchez

Si te digo que hay un parque fuera del centro en el que puedes saltar hasta tocar las estrellas, ¿me creerías? ¿No? Los escépticos deberán acercarse entonces al Parque Juan Carlos I, que acoge en el entorno de los Veranos de la Villa el espectáculo Bounce by Circa, a cargo de la compañía australiana Circa.

Las reseñas previas ponían las expectativas por las nubes: un castillo inflable que invita al espectador a vivir una experiencia inmersiva. Sin embargo, el que acaba en las nubes es el propio espectador…

Nada más llegar nos recibe una imponente construcción, ese famoso castillo hinchable, creada exprofeso por el prestigioso estudio de arquitectura AL_A architects. Se trata de una gigantesca carpa de circo plateada, similar a una estación espacial, que refleja los últimos rayos del atardecer. Es verla y querer entrar para ver qué se oculta en su interior. Pero primero debes equiparte, como un astronauta antes de empezar un viaje espacial.

Para ello, se entrega a cada espectador unos potentes auriculares, desde los que saldrá el espacio sonoro que crea la atmósfera del espectáculo. La música nos acompaña y arrulla alrededor de la carpa, donde los cuatro acróbatas que integran la pieza nos ofrecen un aperitivo de lo que nos mostrarán dentro.

Una vez en el interior, sentados en la silla, empieza el espectáculo. La tradicional pista de circo es sustituida por una extensa cama hinchable en la que los acróbatas realizan sus saltos. Saltos que no sólo están cargados de técnica, sino que están impregnados de una reflexión acerca de la colaboración entre los seres humanos. Sin decir palabra, solo ayudados por la elasticidad y la belleza de los movimientos, los artistas nos plantean un viaje personal: unos verán tan solo un despliegue técnico, otros un trasfondo existencialista, recuerdos de la llegada del hombre a la luna, de la cooperación en lo más profundo del espacio. Sea como sea, la travesía que propone Circa genera emoción traducida en aplausos después de cada número.

Hasta aquí, Bounce by Circa sería un espectáculo circense más: un conjunto de acrobacias apoyado por un envolvente espacio sonoro. Sin embargo, la compañía juega con las ganas del público, esas ganas que se despiertan cuando ves la cama hinchable y piensas: “Ojalá poder saltar en ella”. Pues dicho y hecho. Durante el espectáculo los acróbatas invitan al público a que se quiten las zapatillas y a unirse a ellos. Y, si no habías valorado antes la dificultad de su trabajo, lo harás ahora. La colchoneta es resbaladiza para alguien que no tiene técnica, solo te permite rebotar de un lado a otro. Y aquí cada cual hace lo que quiere (y lo que puede): los hay que ponen cara de Neil Armstrong pisando la luna, otros bailan como si estuvieran en las estrellas; unos intentan imitar a los acróbatas, otros saltan para no existir.

Y, aunque no hubiera pequeños espectadores entre el público, en espíritu todos los fuimos. Bounce by Circa apela a todos los que decían en el colegio que querían ser astronautas, a los que miraban el techo en busca de musarañas, los que buscaban formas en las nubes.

La carpa seguirá viajando de ciudad en ciudad, si la ves, entra y descálzate.

Juan Sánchez Gómez

DATOS TÉCNICOS:

Vista el sábado 10 de julio de 2021 en el Parque Juan Carlos I dentro del programa Veranos de la Villa.

Director: Yaron Lifschitz 

Diseño: AL_A, Architects

Diseño de sonido: Ben and Max Ringham

Diseño de vestuario: Libby McDonnell

Director técnico: Jason Organ 

Director de producción: Simon MacColl

Asesores de iluminación: Lee Curran, James Whittall

Booking mundial y coordinación: Wolfgang Hoffmann / Aurora Nova

Duración aproximada: 60 minutos

 

otras entradas recientes:

Mitos griegos de Héctor Urién

Mitos griegos de Héctor Urién

Por Juan Sánchez Gómez El pasado domingo, en medio del puente de la Hispanidad, hizo calor, mucho calor. La gente salió a la calle a disfrutar de un día que parecía más primaveral que otoñal. En el barrio de La Latina no cabía ni una chinche. ¡Hasta colas por sentarse...

La Cenerentola de Stefan Herheim

La Cenerentola de Stefan Herheim

Por Juan Sánchez Gómez El Teatro Real inaugura su temporada número cien con La Cenerentola de Rossini. La mítica historia de la criada cubierta de cenizas sube a las tablas del Real esta vez metamorfoseada en una ópera bufa que podría servir como primer acercamiento a...