Por Paula Fernández

¿Teatro para niños o teatro para adultos con sueños?

En esta producción Ana Griott, filóloga, especialista en literatura tradicional y narradora oral, nos relata una serie de cuentos de tradición oral en homenaje a su abuela, y a aquellos que de pequeños no tuvieron la oportunidad de escuchar estos cuentos.

Se puede ser niño a cualquier edad, y con esta representación de “La verdadera historia de la rata que nunca fue presumida y otras historias verdaderas” que Ana Griott representa en Fuenlabrada, nos hace revivir escenas y personajes de los cuentos que nos contaron allá por la niñez y que perduran en el imaginario cultural español.

Nos presenta tres cuentos: “La ratita que nunca fue presumida”, “Un rey que tenía tres hijas”, y “El pollo Quiriko” con su característica adaptación de los cuentos de “toda la vida” dirigidos a un público infantil, y que, sin embargo, la autora consigue atraer también al público adulto en un afán de rememorar historias de la infancia.

Los tres cuentos que no presenta la autora van dirigidos a niños a partir de 5 años. Tres cuentos basados en las historias tradicionales con un inicio conocido, pero con un nudo y desenlace adaptados a situaciones y vivencias más identificativas con los niños de hoy en día.

La narradora, en un estilo indirecto, va desgranando la historia a la vez que interpreta a los personajes con la modulación de la voz y los gestos, la utilización de un lenguaje sencillo, con juegos de palabras o con los dobles sentidos, el uso reiterado de frases rimadas que hacen de hilo conductor a modo de fórmulas, con escasa adjetivación, abundancia de diminutivos, muchas repeticiones y paralelismos y la utilización de recursos creativos como la mímica, las onomatopeyas, la gesticulación, el cuidado de la entonación, el ritmo, las pausas y los estímulos visuales despiertan el interés y las emociones de los niños que la escuchan.

Los personajes como el rey y las princesas, mantienen una fórmula donde está presente el estereotipo de género, con las cualidades y atributos de los personajes tradicionales, el rey es un tirano, y el antagonista, las princesas son guapas, y la mayoría de las veces se limitan a esperar que venga el príncipe azul, y en este caso, los tres hermanos, y les solventen todos los problemas de la vida.

Los cuentos de “La ratita que nunca fue presumida” y el de “El Pollo Quirico”, cumplen con las características propias de un cuento de animales, los protagonistas están representados por animales pequeños e indefensos, son animales personificados y con actitudes humanas.

Entrando es aspectos más técnicos, cabe mencionar que las historias narradas por la autora, se tratan de cuentos formulísticos, y como tal cuentan con las características propias de estos, como son las estructuras acumulativas, los encadenamientos verbales, los juegos con los sonidos, las rimas entre palabras y el uso de onomatopeyas que permiten que la historia cobre un aspecto más real. Este modelo de narraciones constituye un excelente ejercicio de memorización y aumento de vocabulario.

En los aspectos más específicos en los que se encuadra la narración, se destaca la acción circular, apreciable por el estilo de narrativa de estos cuentos formulisticos, ya que la historia empieza y termina en el mismo punto. En cuanto al tiempo, se puede decir que es lineal con una gran cantidad de analepsis o saltos hacia atrás en la historia, de nuevo, característicos de los cuentos de esta índole.

Lejos de ajustarse al desarrollo de los cuentos convencionales, se realiza una versión que transforma el cuento tradicional en una nueva historia, “la verdadera historia” donde se plantean nuevas situaciones, tratadas como algo que hasta ahora no se conocía, dando a los cuentos una nueva apariencia y ofreciendo finales alternativos. El desenlace de los cuentos desemboca en unas moralejas expresadas de manera explícita por la autora, y adaptadas a las circunstancias y valores actuales, como es la coherencia en las decisiones que tomamos, las consecuencias que acarrean estas decisiones (“chicas, si sois ratas, no os caséis con un gato”), o que la experiencia es la mejor manera de aprender de nuestros errores. En definitiva, la moraleja es el mejor resumen del cuento, ya que los niños se pueden olvidar de detalles de las narraciones, pero no se olvidan del final.

A todos los niños les gusta escuchar historias. Utilizar la narración oral abre las puertas al aprendizaje de la lectura y la adquisición del hábito lector.

A través de una actividad lúdica y positiva como es “contar un cuento”, el lenguaje oral y no verbal se complementan, y se transforman en herramientas muy poderosas para estimular la imaginación y la curiosidad del niño por conocer y descubrir historias nuevas, lo que da pie al inicio del hábito lector en los más pequeños y en la consolidación de la práctica de la lectura en aquellos que son capaces de leer por sí solos.

Contar cuentos es una forma de introducir al niño, y a todo aquel que quiera sentirse niño de nuevo, en el mundo de la imaginación, la creatividad, el conocimiento y el placer.

En esta ocasión Ana Griott, con la narración y la interpretación de estos tres relatos, crea un mundo fantástico tanto con la palabra como con las ilustraciones que utiliza, demostrando no solo el saber hacer profesional sino la pasión del que ama su oficio.

En los tiempos en los que vivimos, la oralidad está siendo sustituida por nuevas formas de relación y comunicación, por lo que poner en valor la narrativa oral o la actividad de “cuentacuentos” para los niños, se hace más necesaria que nunca.

Contar pequeñas o grandes historias no precisa de tecnologías avanzadas. Disponer de relatos sencillos o de cuentos de tradición oral adaptados al lenguaje y a las condiciones donde se desarrolla el niño, jugar con la imaginación y con la creatividad, y atendiendo, también, a esa capacidad de transmisión de valores que tienen los cuentos, hace que “escuchar un cuento” se convierta en una actividad o juego que podría dejar rastro en la memoria del niño.

Tras la visualización de esta función tan simpática y con tanto encanto me lleva con nostalgia a recordar las sesiones de “cuentacuentos” de la biblioteca a las que asistía con mi madre y a la canción de Celtas Cortos que a ella tanto le gusta: “[…]Cuéntame un cuento y verás que contento, me voy a la cama y tengo lindos sueños […]”.

Por Paula Fernández

DATOS TÉCNICOS:

Ana Griott

Fecha: miércoles, 3 de febrero de 2021 (en streaming) a través del Ayuntamiento de Fuenlabrada

Hora: 18:00 H

Público destinatario: Infantil (para mayores de 5 años y público familiar)

otras entradas recientes:

Alicias buscan Maravillas de The Cross Border Project

Alicias buscan Maravillas de The Cross Border Project

Por Luis C. Fdez. Imaz Este fin de semana, El pequeño espectador se ha ido de viaje. Ha atravesado el espejo y ha visitado el País de las Maravillas de la mano del elenco que integra la compañía The Cross Border Project, en un espectáculo que integra concienciación...

Bounce por Circa

Bounce por Circa

Por Juan Gómez Sánchez Si te digo que hay un parque fuera del centro en el que puedes saltar hasta tocar las estrellas, ¿me creerías? ¿No? Los escépticos deberán acercarse entonces al Parque Juan Carlos I, que acoge en el entorno de los Veranos de la Villa el...