Por Eva Llergo

Cachivache producciones nos trae un espectáculo híbrido donde la música en directo, la proyección de las películas de siluetas de la cineasta Lotte Reiniger y las marionetas nos regalan una hora de belleza sinestésica que nos llega por el canal visual y auditivo a partes iguales.

El centro e inspiración del espectáculo son, sin duda alguna, los maravillosos cortos de Reiniger, cineasta relativamente poco conocida que colaboró con Fritz Lang y Kurt Weill, se anticipó a Disney en el uso de la cámara multiplano para varios efectos y dirigió más de 40 películas y cortos. Producciones Cachivache rescata para su espectáculo tres de sus cortos de animación con siluetas: “Cenicienta”, “Juan y las habichuelas mágicas” y “Pulgarcita”. Nos los presenta con la música en directo del pianista Juan Sánchez Molina y las voces y efectos sonoros en directo de los actores Alberto Cavero y Guillermina Calicchio.

El trabajo de “sonorización” de las películas tanto de las voces en ““Juan y las habichuelas mágicas” y “Pulgarcita” como del Foley o efectos de sala (recreación de sonidos que no fueron recogidos durante la grabación) en “Cenicienta” se realizan en riguroso directo, con una sincronía con las imágenes al nivel de un reloj suizo y a la vista de los pequeños espectadores. Esto no rompe la magia en absoluto (es difícil distraerse de las hipnóticas y hermosísimas siluetas de Lotte Reiniger), sino que aumenta su potencial al poder percibir el nivel de virtuosismo de los actores que acompañan la proyección como si fueran uno con ella. Desde el flanco derecho de la escena toda la magia se complementa con el piano de Sánchez Molina que no detiene su música ni un momento.

En los interludios, se percibe la intención de crear un hilo conductor a nivel argumental y simbólico. Para ello nos acompañan dos simpáticas marionetas manejadas con maestría por los actores que, deambulan primero por el mundo de las sombras para transitar hacia el de la luz, y que nos aportan información para comprender el contexto de las historias contadas. Por ejemplo, puede sorprender la ausencia del hada en “La Cenicienta” o el detalle gore de las automutilaciones en los pies por parte de las hermanastras para poder meter los pies en el zapato de cristal. Las marionetas nos informan que la versión que acabamos de disfrutar es la de los hermanos Grimm (1812), una versión casi sin censuras desde la tradición oral de la que fue recogida, cuando la literatura no tenía edad y se ofrecía por igual a niños y adultos, y los mensajes eran mucho más universales y potentes que las adaptaciones ñoñas y simplificadas que tenemos tendencia a realizar ahora para adaptar estas historias para la infancia. Las marionetas salen a la luz para servirnos de cicerone ante el resto de historias e, incluso, introducirnos el gran final, un sorprendente truco de magia con cartas que se realiza a medio camino entre el mundo de las sombras, de las luz… y de las cámaras. En el terreno de lo simbólico, en los interludios se juega también con los conceptos de sombra/luz desde un lado más estético (bellísimo el comienzo en sombras con unos juegos de linterna tan simples como efectivos que hicieron las delicias de mi pequeña espectadora).

Sin embargo, aunque se aprecia esa voluntad de hilvanar los tres cortos de Reiniger con una apoyatura argumental, se queda más bien en una tímida tentativa, en una fantástica macedonia de números al más puro estilo cabaret. Para redondear un espectáculo ya de por sí redondo, habría estado bien, que ese argumento marco fuera, también, una verdadera historia, jugando al juego de los espejos o al teatro dentro del teatro, por ejemplo. La estructura, al fin y al cabo, es tan importante como el contenido; potencia su significado y aumenta la sensación de ilusión y belleza. Con todo, Sombras y siluetas, es un espectáculo donde el espectador está en contacto directo con la belleza y la magia, con la maravillosa tensión de un virtuosismo de varias artes trabajado a la vez y, además, delante de nuestros ojos.

Por Eva Llergo

DATOS TÉCNICOS:

Vista el 30 de enero de 2021 en el auditorio municipal de Chapinería

 

IDEA ORIGINAL: ELADIO SÁNCHEZ

EFECTOS SONOROS DE LA PELÍCULA “LA CENICIENTA”: ALBERTO CAVERO Y GUILLERMINA CALICCHIO.

DIÁLOGOS  DE LA PELÍCULA “LAS HABICHUELAS MÁGICAS” ALBERTO CAVERO Y GUILLERMINA CALICCHIO

MÚSICA JUAN SÁNCHEZ MOLINA

ESCENAS DE SOMBRAS ELADIO SÁNCHEZ, ALBERTO CAVERO Y GUILLERMINA CALICCHIO

PELÍCULAS LA CENICIENTA, LAS HABICHUELAS MÁGICAS, PULGARCITA DE LOTTE REINIGER

TRADUCCIÓN JAVIER ORTIZ

TÍTERES FRANCISCO GARCÍA DEL ÁGUILA

 DISEÑO GRÁFICO FERNANDO CASCALES

DIRECCIÓN ELADIO SÁNCHEZ

PRODUCCIÓN PRODUCCIONES CACHIVACHE SL

Fotos extraídas de la web de la compañía

Duración: 1 hora

A partir de 2 años

 

otras entradas recientes:

Bounce por Circa

Bounce por Circa

Por Juan Gómez Sánchez Si te digo que hay un parque fuera del centro en el que puedes saltar hasta tocar las estrellas, ¿me creerías? ¿No? Los escépticos deberán acercarse entonces al Parque Juan Carlos I, que acoge en el entorno de los Veranos de la Villa el...

Bianco su Bianco de Compagnia Finzi Pasca

Bianco su Bianco de Compagnia Finzi Pasca

Por Jesús Eguía Armenteros Lo primero fue quedarse boquiabierto. Me había saltado la recomendación por los seis meses que a mi hijo aún le faltan 6 meses para cumplir 8 años, edad mínima recomendada, pero la boca abierta fue la de ambos: un bosque nocturno de...